Sagasta Playa

Playa de Las Canteras


 

La playa de Las Canteras, con una longitud de 3.100 m, es la playa urbana principal de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Frecuentada durante todo el año, es la playa preferida por la mayoría de los habitantes de la ciudad y de los que la visitan, ya que pueden disfrutar de ella en cualquier época del año gracias a la benignidad del clima.

Las Canteras cuenta con un Sistema de Gestión Ambiental certificado por AENOR, de acuerdo a la norma UNE-EN ISO 14001 y Certificado de Accesibilidad Universal para el servicio de baño a personas con movilidad reducida, certificado por el mismo organismo.

El nombre de la playa siempre ha estado vinculado a La Barra, una roca sedimentaria de arenisca y deposiciones calcáreas que discurre en paralelo a la orilla, proporcionándole abrigo frente al oleaje del norte y confiriéndole una personalidad propia. Antiguamente se la conocía como playa del Arrecife, debido a que La Barra emergía del agua como un arrecife. Posteriormente, ésta fue explotada como cantera para extraer la roca que se destinó, entre otros usos, a numerosas construcciones de la ciudad como la Catedral de Santa Ana. En recuerdo a esta práctica, ya abandonada, pervive hoy el nombre de playa de Las Canteras.

 

Las Canteras se extiende en el lado poniente del istmo de Guanarteme, antaño lengua de dunas y arenas que unía las montañas de la península de La Isleta, situadas al noreste, con el resto de la isla de Gran Canaria. La playa es la más extensa de las existentes en la ciudad. Se encuentra orientada al noroeste, en lo que se conoce como arco o bahía del Confital, y se extiende desde las estribaciones de La Isleta hasta poco antes de la desembocadura del barranco de Tamaraceite, durante poco más de tres extensos kilómetros de arena fina y dorada.

En gran parte de esta longitud, la playa queda resguardada de las corrientes del Atlántico por una barra natural, de arenisca y arrecifes, que es conocida popularmente con el nombre de "la barra" y puede alcanzarse a nado desde la orilla. Por el lado interior de la costa, discurre el Paseo de Las Canteras, vía peatonal que recorre en paralelo toda la playa desde las inmediaciones del Auditorio Alfredo Kraus hasta la zona conocida como "la Puntilla" y de ahí, en prolongación, hasta llegar a las inmediaciones de la playa del Confital, lugar que algunos años atrás sólo era frecuentado por practicantes de surf, donde se genera la que muchos consideran como la mejor ola derecha de Europa.

La Playa de Las Canteras comprende tres zonas que se corresponden con los arcos e inflexiones que ésta realiza en el litoral. Cada una de ellas presenta unas características morfológicas determinadas.

Arco norte

 Este arco, conocido vulgarmente como la Playa de Las Canteras o Playa Grandees donde se encuentran nuestros apartamentos, tiene una extensión que se aproxima a los 1.120 metros, mientras que su anchura varía entre los 20 m en la zona sur y los 120 m en la parte central, pasando por los 80 m en la zona norte de La Puntilla. Se trata de la zona más protegida de la playa, ya que, por un lado, durante la mayor parte del año se encuentra resguardado del embate de las olas por una barrera natural de arrecifes (la Barra), y por otro lado, porque apenas sufre los efectos de los temporales de componente norte y noreste, al encontrarse en la zona de sombra que le confieren las montañas de la península de La Isleta. La barra principal o barra grande es la más explotada de todas, ya que es frecuentada por bañistas que la alcanzan a nado desde la orilla. Sobre esta barra, cuando se encuentra emergida en las bajamares o al amanecer, se puede encontrar una variada y rica fauna ornitológica, siendo frecuente observar sobre ella a una comunidad bastante numerosa de gaviotas. La Puntilla es el extremo final de la playa.